La sangre sigue hirviendo

Hace casi un año os hablé de la conmemoración del 50 aniversario de la Revolución Cultural y de cómo el poder intentaba hacer todo lo posible porque pasase desapercibido para la población. No lo logró. En China hay un movimiento, cada vez mayor, que critica el capitalismo y lo que supone. Entre otras cosas, el intento nada oculto de reescribir la historia de China.

La resistencia se agranda y ya comienza a haber una gran grieta entre el sector dominante dentro del Partido Comunista y las bases militantes (84 millones de afiliados). Incluso entre el PCCh y la gente normal y corriente que, sin militar en el mismo, no comparte ese intento de reescribir la historia. Eso se visibiliza todos los años en la conmemoración del nacimiento de Mao Zedong, cada vez más masiva, cada vez más participativa y cada vez más combativa. Esta conmemoración se ha convertido en el grano en el culo del sector dominante, en todo un desafío que no se sabe muy bien cómo parar.

No hace mucho tiempo os hablaba de la rebelión en las universidades y de la campaña "Más Marx, menos Occidente" que ha logrado paralizar, al menos, la expansión del sistema occidental en ellas en detrimento del propio. No hace mucho tiempo os hablaba de la rebelión de las bases contra quienes dentro del Partido critican aspectos claves de la historia de China como, por ejemplo, dar más importancia a la represión de Mao que a la invasión japonesa.

La situación, sin ser explosiva para el sector dominante del PCCh, sí es preocupante. Tanto que se ha visto obligado a abordar una modificación del Código Civil en el que se va a incorporar una norma que penaliza "el insulto a los héroes y mártires de la Revolución y la distorsión de sus hazañas".

Estos días se ha estado celebrando la sesión anual de la Asamblea Nacional Popular en la que se han adoptado cuestiones de calado, como la que hace referencia, por primera vez en la milenaria historia del país, a la disposición de China de "hacer frente a situaciones complicadas y graves tanto dentro como fuera del país como consecuencia de los cambios profundos que se están produciendo en el orden mundial". Ya hablaré con más detenimiento de ello, pero esta frase pone de manifiesto que se ha terminado del todo la paciencia china con Occidente, especialmente con EEUU.

Junto a la reunión de la ANP se ha celebrado la del Consejo Consultivo Político Popular y es aquí donde se ha tomado la decisión de modificar el Código Civil en la línea de lo que os he mencionado. La modificación no va a ser inmediata, sino que está previsto que entre en vigor en el año 2020 y con ella se quiere "evitar las falsificaciones históricas". Lo curioso del tema es que se hace utilizando como precedente lo ocurrido tras la desaparición de la URSS y el revisionismo que se introdujo en la mayoría de los países ex-socialistas en los que la Historia ha sido re-interpretada. El caso de Ucrania es el más emblemático, pero lo mismo ocurre en Polonia y en los países bálticos.

El CCPP dice que "varias veces al año" China es víctima de "ataques" en este sentido con una finalidad que va mucho más allá de un revisionismo o falsificación de la historia, puesto que "el gran objetivo es minar o socavar la credibilidad del gobierno". Y dado que el gobierno está en manos del PCCh, lo que hay que hacer es minar la credibilidad de los referentes históricos, de esos héroes y heroínas que forjaron la República Popular. "El espíritu de sacrifico de los revolucionarios comunistas, como se ejemplificó en la Larga Marcha, no se puede poner en cuestión", dice ahora el CCPP. Supongo que no hace falta hablar de la Larga Marcha, buscadlo por ahí porque es muy instructivo.

En China se conoce a los críticos con el sistema, especialmente a quienes critican a Mao por "los horrores de la Revolución Cultural" -entre quienes hasta hace un año estaba el propio sector dominante del PCCh- como "nihilistas históricos". A ellos se refirió a finales del año pasado Xi Jinping, el presidente chino, al referirse a la necesidad de "reforzar la visión de la historia del Partido" y puso como ejemplo lo ocurrido en Rusia. "que se ha olvidado de los héroes revolucionarios". Jinping tiene razón, pero no del todo como puso de manifiesto una reciente encuesta sobre qué dirigentes son los más valorados en los 100 años transcurridos desde la Revolución de Octubre. Os recuerdo que los dirigentes soviéticos salían muy bien parados

Los dirigentes chinos están viendo las orejas al lobo desde hace tiempo. Hasta hace un año "el frente maoísta estaba tranquilo, pero ahora ha repuntado", dice un destacado dirigente chino. A ellos no les cabe otra que sumarse a la ola popular si no quieren que, como los tsunamis, se los lleve por delante.

También tienen presente lo ocurrido en Rusia y en los países ex-socialistas tras la desaparición de la URSS. La revisión de la historia es fundamental para justificar todo tipo de desmanes capitalistas y antisocialistas, como dicen los chinos. Así que ellos ahora, primero, se curan en salud ante sus bases y una gran parte del pueblo chino y, segundo, evitan entrar en un proceso de "desestalinización", es decir, en un proceso de "desmaoización" que acabe no sólo con su legado sino con la propia historia del país. Sobre todo porque en la conmemoración popular del nacimiento de Mao se vieron cosas como éstas, dando predominancia a la bandera con la hoz y el martillo frente a la del país. La foto de arriba, desfile en el pueblo de Shaoshan, donde nació Mao. En la de abajo, manifestación contra las medidas educativas del gobierno.





O esta otra. Hasta el año pasado, como digo,  era muy raro ver en cualquier acto público, del PCCh o no, interpretar el considerado himno de la Revolución Cultural, "Navegar por los mares depende del timonel", y ahora es un clásico de todo tipo de celebraciones. Incluso en los conciertos se programa esta canción ya de forma normal. Buscad un poco. Yo os dejo con una representación popular de esa canción que se hizo en septiembre del año pasado. Eso es lo importante. Y fijaos en los componentes, al menos de dos generaciones. La sangre sigue hirviendo en China, veremos si desborda el recipiente.

 

El Lince