¿Y si solo les quedara la fuerza de nuestra debilidad?

Adelantamos aquí el editorial del número 15 de nuestra revista, que verá la luz próximamente.


Cuando nos disponíamos a escribir las líneas de este editorial, asistimos a una vuelta más de tuerca en la descarada utilización política de los tribunales españoles para ajustar cuentas con el movimiento soberanista catalán. Es tal la impunidad con la que se está intentando ahogar y derrotar a un movimiento apoyado en amplísimos sectores populares que solo exigen que se respete su derecho de autodeterminación, que los comunistas tenemos la obligación de intervenir. Aun sabiendo que por su naturaleza todo movimiento nacional no puede dejar de incluir a sectores de la pequeña burguesía e incluso de la burguesía, ninguna organización democrática (y menos aún revolucionaria) debería utilizar esto como excusa para cruzarse de brazos frente al españolismo más rancio, frente a la desbocada represión pilotada desde la capital de este reino surgido de las entrañas de una guerra ganada por los fascistas.

Pero no solo debemos oponernos a la infamia que están protagonizando los herederos más directos de quienes asesinaron e hicieron desaparecer a cientos de miles de entre los mejores hombres y mujeres de nuestra República. También hemos de denunciar a los que le lavaron la cara al fascismo en la Transición montando este régimen del 78 que es una verdadera cárcel de pueblos. Por eso, desde el 1 de Octubre, nuestra solidaridad inmediata con todas las víctimas de la represión en Catalunya ha sido acompañada de nuestra propuesta de máxima confluencia política en el conjunto del Estado español contra el enemigo común que supone ese régimen del 78. Un régimen que está más podrido de lo que parece y que emula al dictador en su brutal huida hacia adelante, reprimiendo a la tremenda ante meras reivindicaciones democráticas. Por cierto que esta represión bananera está levantando las alertas en las cancillerías europeas por lo estúpido que se les muestran estos gobernantes españoles que no terminan de romper con el “Vivan las caenas” para lidiar con cuestiones en las que el sistema no se juega los cuartos… pero podría acabar “cuarteando” una Unión Europea que brega por esconder su construcción imperial bajo el pretendido respeto a las formas democráticas.  Y si esas cancillerías europeas no muestran más su desprecio por esos incendiarios de Madrid es porque tampoco la construcción europea anda en su mejor momento para crear tensiones diplomáticas en su interior.

Sin embargo todo podría cambiar si la persistencia y la resistencia se instalan en la calle. Entonces, el reloj correría en contra de los Rajoy y Cía. Y hasta sus mismos azuzadores mediáticos experimentarían cómo sus despachos cogerían peligrosamente un tufillo a búnker, tal como ha venido a advertir un protagonista central de ese esfuerzo histórico en convertir la dictadura franquista en un moderno régimen de “democracia contrainsurgente” como es Felipe González.

Por eso no solo hay que mostrar unidad amplia y solidaridad con la resistencia a pie de calle en Catalunya. También hay que estar alerta ante los enjuagues de altura y hasta de “semialtura” si la cosa se les descontrolara. Se ha visto en los últimos días. Apenas pueden ocultar el miedo ante la determinación y la rabia que ha producido en las calles catalanas el último delirante auto del juez Pablo Llarena, que solo se distancia en retorcimiento subjetivista de las proclamas precondenatorias del Tribunal de Orden Público por la fecha de su emisión.

Pero el mayor miedo lo han experimentado cuando han visto que esa determinación está organizada fuera completamente de los circuitos y aledaños del institucionalismo del 78. Por cierto, un temor que, como no podía ser de otra manera, ha llegado a los propios representantes  institucionales catalanes hoy represaliados, que piden calma y “civismo” a la hora de que se exprese la solidaridad… con ellos.

De ahí que nuestra solidaridad y nuestra determinación de unidad combativa sea sobre todo con esos CDR (Comités de Defensa de la República) que mantienen en alto la dignidad no solo en Catalunya sino la de todos los reprimidos por la larga y artificialmente prolongada noche fascista que se cernió sobre la totalidad del Estado español. Pesadilla que sobrevino tras la pérdida a sangre (¡y cuánta!) de nuestra República Popular conjunta.

Más convicción debemos mostrar en ese apoyo a los CDR catalanes (verdadera expresión de poder popular autoorganizado) porque en las circunstancias actuales de degradación sociolaboral y de imposiciones imperiales de recortes al servicio de una ilegítima deuda, esos “CDR” podrían ponerse, sin cambio de inicial alguno, al servicio de la Revolución que necesitamos. Claro que para ello hay que asegurar en todo momento la independencia de clase y estratégica que garantice  nuestra claridad, organización y determinación. Entonces se vería lo realmente débil que es la fuerza bruta de la que hoy tan estúpidamente hacen gala.

27/03/2018