Crónica sobre Inauguración Palacio de Congresos de León con DRONES


El Palacio de Congresos de León…

para los laDRONES

Entre los días 29 y 31 de Mayo tuvo lugar en León la Cumbre Europea de sistemas autónomos de seguridad y defensa “Unvex Segúrity & Defense” dedicada a la exhibición y difusión de la tecnología de los “drones”. Con ello el Ayuntamiento inauguró su Palacio de Congresos y Exposiciones, proyecto en el hace 14 años se embarcó, todavía inacabado, que se ha llevado ya más de 62 millones de € y que, conforme a los tiempos de guerras, congregó a unas 50 empresas relacionadas con la industria de armamento militar.

Los drones, son esos avioncitos no tripulados y teledirigidos, con los que el presidente de Estados Unidos ha asesinado desde la distancia a familias enteras en Afganistán o el Estado judío de Israel a población palestina. Como parece ser que la humanidad aun no ha dado el paso civilizatorio de inventar directamente para la paz y la felicidad de la gente, sino que el progreso y los avances están dirigidos primero a la guerra, estos aparatos (RPAS) dedicados a la vigilancia y asesinatos selectivos sobre población indefensa, una vez experimentada su efectividad en la guerra, se nos quieren vender y justificar como útiles para fines civiles. A ello contribuye la Universidad de León, su Escuela de Ingeniería Industrial e Informática, prestando sus servicios a la investigación militar encargándose de proyectos de aplicación de los drones. El recurso para legitimar este sindiós de la moderna industria de armas ante la población es su potencial servicio social: prevención de incendios, atención en caso de emergencia y catástrofes, transporte de mercancías…, y lo que puede suponer la fabricación de estos aparatos en León como vivero de puestos de trabajo y empresas. Una de las que asistió al macabro evento fue Aeronautics Group, empresa israelí de armamento, participada por su Estado sionista que durante su última entrega de barbarie, envalentonado por el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalem, ha respondido a la gran Marcha del Retorno de lxs palestinxs en Gaza, pacífica, (30 de Marzo-15 de Mayo) asesinando a más de 120 e hiriendo a 12.000 personas.

Las relaciones internacionales en el capitalismo están determinadas por la disputa entre los Estados para acceder a las materias primas de energía y controlar su distribución en los mercados, motivando un escenario mundial de guerras. El Estado español participa de una alianza militar, la OTAN, creada y dirigida por EEUU, que es responsable de casi todas las intervenciones militares de los 15 últimos años (Yugoeslavia, Afganistán, Iraq, Libia, Siria, Ucrania…) y ha cedido sus bases militares Morón y Rota con carácter permanente a EEUU dotándolas de mayor especialización y avances tecnológicos. En León la base Conde de Gazola del Ferral del Bernesga, el aeropuerto de la Virgen del Camino, el Campo de Tiro del Teleno se están usando para el aprendizaje para pilotar los drones.

Mientras se promocionaba tan inhumano negocio en el Palacio, algunas personas y organizaciones expresamos en la calle nuestro rechazo del Congreso y de sus participantes (empresas de armas, Ministerio de Defensa y autoridades locales y autonómicas). Se hizo en las inmediaciones del Palacio una concentración de repulsa del acto oficial y de todo lo que en él subyacía de normalización de las guerras imperialistas pero de solidaridad con Palestina; y en el centro de la ciudad, en la Plaza de Botines durante dos días consecutivos se colocaron mesas informativas en las que se distribuía a la gente un comunicado local, diversa información sobre el Gasto Militar, pidiendo por un uso social de dicho gasto; y otras personas, acercaron a la historia y últimos sucesos en Palestina, repartiendo el comunicado del Frente Antiimperialista Internacionalista Por la defensa del Derecho al Retorno del pueblo palestino y contra la masacre perpetrada por el Ente sionista de Israel y explicando la Campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones al Estado de Israel por su política de colonización sostenida durante 70 años en Palestina.


Lo cierto es que estamos ante una herramienta más para la vigilancia y control de la población en unos tiempos en que la crisis general y las políticas, que con su excusa aplican los Gobiernos, arrasan con condiciones dignas de vida de las clases populares y naturalmente abocan a situaciones de conflicto social. En nuestro país el intento de desactivar la movilización social y reconducir las demandas populares por la vía electoral tiene un obstáculo que es el compromiso de todas las administraciones públicas (reforma del art. 135 de la Constitución) de pagar la deuda contraída con los banqueros como exigen la UE, el Banco Central europeo y el FMI y reducir el déficit. Para controlar posibles expresiones de descontento social como consecuencia de sus “obligadas” -por los Acuerdos de la UE -desatenciones sociales, los gobiernos disponen de recursos cada vez más sofisticados, tanto desde la manipulación de la interpretación de los acontecimientos, para lo que se sirven de los medios de comunicación, como para la represión desde el aparato militar.

Quizás si los medios masivos de comunicación no nos emborronaran el entendimiento podríamos darnos cuenta de las relaciones de dominación que comporta sobre la vecindad y la población trabajadora, el empleo de los drones, la pertenencia a la organización terrorista OTAN y la cesión de territorio leonés para sus entrenamientos. En nuestras manos está difundir la información veraz, ayudar a su interiorización y trasmitir que sólo el pueblo consciente y organizado para la defensa de sus intereses puede tocar y enfrentar estas relaciones de poder del capitalismo que controla y dirige nuestras vidas para su beneficio.



León, mayo 2018

Red Roja en León