Sinopsis película Matewan (John Sayles, 1987) EEUU

 

Matewan (John Sayles, 1987) EEUU 133 m. Color. Nominada al Oscar 1987 como Mejor fotografía. Film inédito en España. Inteligente reconstrucción de un episodio de la lucha sindical americana, la llamada Masacre de Matewan, la huelga en las minas de carbón de dicho pueblo, en el Condado de Mingo, Virginia Occidental, organizada por la United Mine Workers of America durante la primera postguerra mundial en plena histeria anti-bolchevique. Planteada como si de un western se tratara, combina con agudeza la acción con la reflexión política, sin caer nunca en el esquematismo ni en el fácil maniqueísmo. Tiene la fuerza de un fresco histórico y la profundidad de un alegato moral.

Entre 1912 y 1921 uno de los sectores industriales más convulsos de los EEUU fue la minería. Las protestas laborales fueron de las más numerosas y trágicas de la época. Los propietarios de las minas habían instaurado un sistema muy extendido en aquellos días. Los mineros trabajaban con equipo de la empresa que ellos mismos debían alquilar a los empleadores, y les pagaban por cada carga de carbón, pesada y valorada siempre en provecho de la empresa. Una parte se pagaba con vales que los mineros sólo podían gastar en el economato de la empresa, que inflaba los precios de todos los artículos. A. cada aumento de salario le seguía una subida de esos precios, o sea, que los patronos nunca perdían. Los mineros y sus familias también vivían en casas que la empresa les alquilaba. Estaba estrictamente prohibida toda clase de organizaciones sindicales y de comités, y a los sindicalistas los despedían en el acto. Por otro lado, las jornadas eran interminables, en minas que sólo contaban con las medidas de seguridad más rudimentarias no escaseando los accidentes, las mutilaciones y las muertes. En su lucha por conseguir mejores condiciones de vida, los mineros se enfrentaban a enemigos prácticamente imposibles de vencer. Las empresas, además, tenían contratada una agencia de detectives Pinkerton, cuyos hombres actuaban corno un ejército privado al margen de la ley y tomaban las medidas apropiadas siempre que se producía un desafío a la patronal, desde la mera intimidación y golpes de pistola hasta expulsiones de familias enteras e incluso asesinatos.

“¿Crees que este hombre es el enemigo? ¿Eh? ¡Es un trabajador! ¡Cualquier sindicato que le excluya no es un sindicato, sino un maldito club! Os tienen peleando entre vosotros, blancos contra negros, nativos contra extranjeros, cuando sabéis que no hay más que dos bandos en este mundo: los que trabajan y los jefes. Vosotros trabajáis, ellos no. Así es cómo reconoces al enemigo” – Joe Kenehan, el líder sindical

EI film refleja el hecho que narra en off uno de sus protagonistas, un adolescente llamado Danny Radnor (Will Oldham). La empresa minera ha hecho llegar hasta el pueblo intentando desahuciar a los huelguistas de sus casas, las mismas propiedad de Stone Mountain, un tren cargado de trabajadores negros e italianos, ante la posibilidad de que los mineros se sindiquen y vayan a la huelga. Con ello consiguen además que mineros y esquiroles se enfrenten entre ellos, hasta que otro pasajero del tren, Joe Kenehan (Chris Cooper), un ex wobblie de la United Mine Workers of America, les convence para unir sus fuerzas. Uno de los primeros miembros del sindicato será, precisamente, un trabajador negro, “Few Clothes” Johnson (James Earl Jones). Mientras que el sheriff del pueblo, Sid Hatfield (David Strathairn), trata de ayudar a los trabajadores, la empresa decide contratar a unos detectives de la Baldwin-Felts para agitarlos contra los sindicados. Con los detectives hay un topo de la compañía, que trata de difamar a Kenehan y reducir su poder. Finalmente un grupo de mineros, liderados por éste, se enfrenta a los agentes, muriendo casi una decena durante el tiroteo, entre ellos el propio Kenehan. Mientras éste y su historia son ficticios, el escenario y el clímax dramático son históricos; Sid Hatfield, Cabell C. Testerman, C. E. Lively y los hermanos Felts eran participantes de la vida real, y 'Few Clothes' se basa en un personaje activo varios años antes.

Escrita y dirigida por el cineasta independiente radical John Sayles y rodada en Thurmond, otro pueblo de Virginia Occidental, Sayles deliberadamente decidió hacer de Kenehan un pacifista. Pero es evidente que en el tipo de lucha que tuvo lugar en aquel estado, su pacifismo le habría impedido oponerse de manera efectiva a las compañías mineras y habría hecho imposible que el sindicato se organizara. Sólo el hecho de que los mineros en huelga estuvieran armados impidió que aquéllas volviesen a trabajar a punta de pistola. Hay discrepancias entre la película y el registro histórico, pero la película no es un documental sino una poderosa celebración de solidaridad y heroísmo de la clase obrera ante los empleadores más brutales y asesinos, con la intención de inspirar una solidaridad y valor similares entre la clase trabajadora de hoy.